Open top menu
23 oct. 2012



Hace un año ocurría una de las mejores noticias que han pasado desde entonces a la electrónica de consumo: Sony compraba Ericsson. Desde entonces sus productos, como smartphones y tablets, mejoraron considerablemente. Un año después, el buen camino emprendido se tambalea con un dispositivo que pilla a los usuarios con el pie cambiado. Una tablet de 20” y 5 kg de peso

Windows 8, seguramente el más notable salto de calidad que ha dado Microsoft con su sistema operativo en su historia, gana mucho en una pantalla táctil, como con la Samsung Slate 7. Era de esperar que los fabricantes se lanzasen a implementar estas pantallas en sus ordenadores anticipándose a la salida al mercado de Windows 8 el próximo 26 de octubre. Lo hizo HP, lo hizo Asus, y por ahí pasarán todos los que aún no. El riesgo viene cuando en lugar de pantallas táctiles de ordenador all-in-one, pensadas para ser el centro multimedia familiar del hogar, se ofertan tablets de tamaños desmesurados con prestaciones impropias como ordenadores para haber sido presentados en 2012 y con un margen de maniobra amplio debido a su tamaño.

Eso mismo acaba de hacer Sony con su VAIO Tap 20, cuya noticia avistamos en Geek. El 20 hace referencia a sus pulgadas. Una tablet monstruosamente grande que a la vez es un ordenador con especificaciones que dejan un sabor amargo. Al menos en su versión básica, que no es precisamente barata. Por $879 dólares nos llevamos a casa un dispositivo con un disco duro de 500 GB, procesador Intel Core i3 y 4 GB de memoria RAM. Unos componentes que no están adaptados a un dispositivo móvil provocan que la parte más fundamental de un dispositivo móvil sea raquítica: tiene una autonomía de dos horas. No obstante, poniendo más dinero sobre la mesa podemos pasar a una memoria SSD (con lo cual la batería debería mejorar) o un procesador i7.





Así, nos podemos ir despidiendo de su movilidad en el sentido en que la tiene una tablet. En primer lugar, porque dependeremos de un enchufe constantemente. En segundo, porque no será factible sacarla de casa, salvo en el caso de una maleta, y teniendo en cuenta que pesa 5 kilogramos. Puestos a dejarla en casa, podríamos pensar que aquí sí que tiene más sentido. Pero como decía antes refiriéndome a sus componentes internos, pierde algo de fuelle en cuanto a potencia. No obstante, su pantalla sí que es óptima para manejar Windows 8. Aparte del generoso tamaño, tiene una resolución de 1600x900, que con un soporte extraíble permite apoyarla con un ángulo de inclinación mucho menor que un portátil, para manejarla también con un ratón y un teclado, pero sin que se convierta en algo incómodo seguir usando su pantalla táctil.

Con todo, no me parece un mal producto, aunque obviando su parte de tablet en el sentido al que estamos acostumbrados. Este es un equipo doméstico, para exprimir las muchas bondades de Windows 8, y probablemente ser usado como centro de entretenimiento familiar. No es de extrañar que parte de sus imágenes promocionales sean las de manos infantiles jugando sobre ella. Además, soporta derrames de líquidos y golpes en el panel de vidrio. Si lo que queremos es una tablet más al uso en la que también podamos trabajar con ordenador y ratón, más manejable y ligera, y con Windows 8, seguramente nos seducirán más alternativas como la mencionada Samsung Slate 7 o la otra novedad de Sony, la VAIO Duo 11 (11’6 pulgadas y pantalla táctil 1080p).





Ésta última, y la propia VAIO Tab 20 serán lanzadas el próximo 26 de octubre, coincidiendo con la llegada del último sistema operativo de Microsoft. El precio de salida es de $879 dólares para la versión básica, precio escalable según queramos añadir mejores características en cuanto a RAM, procesador, y capacidad de almacenamiento.




Different Themes
Written by Lovely

Aenean quis feugiat elit. Quisque ultricies sollicitudin ante ut venenatis. Nulla dapibus placerat faucibus. Aenean quis leo non neque ultrices scelerisque. Nullam nec vulputate velit. Etiam fermentum turpis at magna tristique interdum.

0 comentarios